Print
Hits: 244

Las Dracónidas es uno de los espectáculos más bellos del cielo 

La lluvia de las Dracónidas se produce en la constelación del Dragón, que este año está sobre nuestra cabeza nada más caer la noche, lo mejor es mirar hacia arriba y hacia el norte, la noche del 7 al 8 y la del 8 al 9 de octubre.

 

Las lluvias de meteros la producen los cometas que dejan siempre un rastro de partículas por el espacio cuando el hielo se sublima y se convierte de forma automática por el calor del Sol en gas, eyectando en forma de géiseres todo tipo de partículas de la superficie del cometa. Cuando la Tierra atraviesa una de estos caminos de escombros, el espectáculo es inenarrable. 

El cometa 21P/Giacobini-Zinner es el progenitor de esta interesante lluvia de meteoros. Descubierto el 20 de diciembre de 1900 desde el Observatorio de Niza en Francia, se trata de un cometa periódico, girando alrededor del Sol cada 6,621 años. Cada dos revoluciones alrededor del Sol, el cometa se aproxima a la Tierra y es observable, aunque ronda la magnitud 9, es decir, hay que emplear al menos un pequeño telescopio para verlo. Solo en su paso de 1946 por las proximidades de la Tierra, alcanzó la magnitud 6, al límite de la visibilidad sin instrumentos ópticos. Se interna en la órbita de la Tierra, Marte y su punto de máximo alejamiento está en la órbita de Júpiter. De hecho la gravedad del gigante Júpiter está afectando a la órbita del cometa, de modo que la distancia a la que pasa por las proximidades del Sol, se acorta y se alarga continuamente.

Para poder verlos mejor Aléjese de las luces de ciudades y pueblos. Mire hacia arriba y hacia el norte principalmente. El radiante, punto de donde parecen partir las estrellas fugaces, está en la cabeza de la constelación del Dragón, muy cerca de la estrella más brillante del cielo que tendremos sobre nuestra cabeza: Vega.

Si este año la lluvia es importante, tenga por seguro que verá un gran espectáculo, máxime cuando, como es el caso, las estrellas fugaces aparecen desde el cénit, sin tener el perjuicio como en otras lluvias, que se muestran muy bajas cerca del horizonte, donde la atmósfera es más espesa y normalmente son visibles las luces de las ciudades.La mejor forma de observar es tumbados en una butaca abatible. 

La Asociación invita a todos ala observación de esta lluvia de estrellas.